Rinoplastia

RINOPLASTIA

Cirujano en quirófanoUna Rinoplastia es un procedimiento altamente individualizado. Esto quiere decir que existe una gran variabilidad entre las personas en cuanto a la forma de la cara, la estructura de la nariz, el tipo de piel, etc. Como consecuencia cada paciente tiene unas necesidades y por tanto un tipo de cirugía distinto.

¿CÓMO SE REALIZA UNA RINOPLASTIA?

Una rinoplastia se puede realizar con anestesia local y sedación o con anestesia general dependiendo de la técnica que haya que emplear. Una Rinoplastia se basa principalmente en “esculpir” el armazón de hueso y cartílago que se encuentra bajo la piel de la nariz. Todo esto se realiza a través de incisiones que se encuentran en el interior de la nariz y que, por tanto, dejan cicatrices no visibles, lo que se conoce como técnica cerrada. Es posible que se necesite realizar una incisión en la piel que separa los orificios nasales (conocido como columela), conocida como técnica abierta. Sólo en este caso, y cuando es necesario estrechar las alas de la nariz, pueden quedar cicatrices que, aunque visibles, suelen ser imperceptibles. Cuando se termina la operación generalmente se coloca una escayola o férula de plástico en el dorso de la nariz y unos tapones dentro de los orificios nasales.

El POSTOPERATORIO

En el postoperatorio los analgésicos que se le recomienden controlarán las molestias que puedan surgir. Durante las siguientes 24 horas es recomendable estar en reposo para controlar mejor las molestias y evitar sangrados. Notará la aparición de moraduras e inflamación alrededor de los ojos. Esto es normal y puede aumentar en los días siguientes, pero no debe alarmarse. Los tapones de la nariz se retiran en un tiempo variable (generalmente en las primeras 24 horas), la escayola se retira entre 7-10 días. En la mayoría de los casos el paciente puede realizar trabajos sedentarios después de 48 horas. No  deberá llevar gafas, realizar ejercicios violentos o sonarse la nariz en aproximadamente un  mes. Evite el sol o los Rayos UVA por un período mínimo de tres meses. Aproximadamente entre 10-14 días habrán desaparecido las moraduras y gran parte de la inflamación y su aspecto será prácticamente normal. Considere como normal que el pequeño acumulo de inflamación restante tarde varios meses en desaparecer. Cuando esto ocurre la punta de la nariz quedará completamente blanda y los perfiles perfectamente definidos.

RIESGOS

Existe la posibilidad de complicaciones que, aunque raras y leves, pueden aparecer. Puede existir infección o sangrado mayor del habitual, puede existir una reacción anómala a la anestesia o pueden aparecer pequeñas venitas en la piel de la nariz que generalmente son transitorias. Gran parte de estos riesgos se pueden evitar siguiendo cuidadosamente los consejos que le dé su cirujano antes y después de la operación. Como norma general las heridas estarán por dentro de la nariz y no serán visibles en ningún momento. Aunque no se debe enumerar como complicación, debe saber que aproximadamente uno de cada diez casos necesita un pequeño retoque posterior. Esta situación es impredecible en prácticamente todos los casos.

Este texto le ofrece los principios básicos de esta operación, cómo se realiza y qué resultados puede obtener. No contestará a todas sus dudas porque en gran parte dependen de sus circunstancias particulares. Por favor no dude en consultar a su cirujano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies